martes, 5 de mayo de 2009

señora Wellington


A la señora Wellington le gusta tomar el té, ni demasiado frio, ni demasiado caliente, a las 5 en punto de la tarde.
A la señora Wellington le agrada conversar acerca de como año tras año florecen las gardenias en el jardín de atrás.
A la señora Wellington le entusiasman sus clases de cocina con el recetario de especias heredado de la abuela Eleanor.
A la señora Wellington le satisface acabar el día releyendo su colección de obras completas de Jane Austen.
A la señora Wellington le fascina sentir la aguja taladrar su piel mientras se tatúa cosas blasfemas.
A la señora Wellington le vuelve loca la ropa interior de cuero y PVC.
A la señora Wellington le produce extremo placer que la azoten mientras grita amarrada a los barrotes de su cama del siglo XIX.

3 comentarios:

Rita Par dijo...

la señora Wellington preparó emparedados en mi casa cuando murió el tío Bob.

Clara dijo...

A la señora Wellington le gustan hacer collages con pelotillas de mocos y otras sustancias.Yo misma le compre uno en su última exposición: "yo y mis cosicas"

Veda dijo...

Vaya, veo que todos apreciamos mucho a la señora Wellington y sus curiosas aficiones