domingo, 10 de enero de 2010

Blow me!: Historia de las muñecas hinchables II. La evolución


A partir de los años 50 el uso de las muñecas hinchables se aceptó y extendió, creando modelos cada vez más sofisticados.
Pero la verdadera revolución ha sido la creación en Japón de las realdolls, reproducciones femeninas perfectas de pelo natural, esqueleto metálico y de materiales que simulan la piel humana como el látex, la silicona o el vinilo.
Lo más común es adquirirlas a través de internet y cuestan alrededor de 6.000 euros, aunque tambien están disponibles para alquiler.
En el argot profesional son conocidas como "Datch Waifu" (dutch wife, esposa holandesa).
Este nombre viene de muy lejos, cuando Japón todavía era un país blindado y prohibido para los occidentales, los pocos contactos comerciales con el exterior se producían en la isla de Deijima mediante marineros holandeses.
Claro, esos pobres hombres solitarios pasaban hasta años sin contacto femenino alguno, (Les estaba totalmente prohibido pisar suelo japonés y mucho menos relacionarse con las japonesas), así que inventaron un sistema para saciar su reprimido apetito sexual.
Utilizando una especie de almohada artesanal hecha de bambú y mimbre que en teoría servía para hacer circular el aire en el futón, sólo hacia falta añadirle un agujerito...Y listo!. Esta idea primitiva evolucionó hasta el paradigma de la mujer sumisa que son hoy en día las realdolls.
¿Y cual será su futuro?, pues ya no sólamente la búsqueda de la perfección física, si no también la perfecta compañía...
Os presento a Roxxxy.

Más:
Las muñecas convertidas en arte de Hans Bellmer.

Fuentes: JapónBizarro, La vanguardia, La opinión de málaga, Wikipedia.

No hay comentarios: